Perfil del Alumno

La escuela mercedaria promueve un persona:

  • Con capacidad de reflexión, iniciativa, creatividad e inquietud por el saber
  • Con sensibilidad crítica para leer, interpretar y transformar la realidad en que vive, según los valores auténticamente humanos y evangélicos
  • Con una conducta responsable, liberada de condicionamientos personales y sociales, capaz de respetar la dignidad y la libertad de los otros y otras.
  • Con capacidad para asumir el compromiso de ser sujeto activo de su propia historia, aceptando la realidad concreta de su tiempo para transformarla.
  • Con aceptación de su trabajo como medio de realización personal, en colaboración con el plan de Dios por un mundo más justo y fraterno
  • Con capacidad para construir un proyecto vital de adhesión a la persona de Jesucristo (PEM 23)

"Se educa para ver, tanto en el plano del conocimiento científico como en el plano de la participación personal(…) se educa para juzgar en clave de discernimiento teórico y sabiduría práctica… se impulsa a formar un hombre de acción: no es un simple teórico que traza los planes desde arriba, ni un eterno aprendiz que no hace más que prepararse". (PEM15) "Los mercedarios tenemos un ideal de hombre, nacido de la visión de San Pedro Nolasco. Un hombre integral, libre, en plena comunión con Dios y con los hermanos; por lo tanto agente transformador de la realidad". (PEM 19)